Árbitros que nadie querría que arbitrasen

arbitro

Como en todas las profesiones hay buenos y malos profesionales. En el terreno del fútbol los árbitros no se libran de ser malos profesionales ya sea por su vida privada o por sus errores arbitrales que pueden inclinar la balanza hacía la victoria de un equipo u otro de fútbol sin merecérselo realmente. Esta lista contempla a los perores árbitros profesionales de fútbol, una lista en la que cuentan tanto su poca profesionalidad y su vida privada.

Empezamos con Bryan Moreno, este arbitro es famoso por su carrera llenas de errores en el terreno de juego y por su azarosa vida privada, este ecuatoriano pitó un inexistente penalti a favor de los locales en el Mundial Corea-Italia del 2002, anulando además dos claros goles legales a los italianos. Su vida privada no es mucho mejor que la profesional ya que paso más de dos años en la cárcel por llevar encima más de dos kilos de heroína.

Jorge Larrionda, este árbitro uruguayo anuló un gol legitimo a Inglaterra en la Copa del Mundo de Sudáfrica de 2010, dándole la victoria holgadamente a la selección contra la que jugaba Alemania, que se beneficio de un mal arbitraje.

Sándor Puhl, los españoles aún tenemos fresco en la memoria las imágenes del codazo que Tassotti dio a Luis Enrique en los cuartos de final del Mundial de Estados Unidos de 1994, el codazo quedo impune pese a que el jugador español tenía el tabique nasal completamente roto. Años más tarde la UEFA dejo de contar con este árbitro tras no sancionar una agresión en un partido del Manchester United de la Champions.

José Luis Padros García, este arbitro además de tener fama por ser un pésimo árbitro también era un payaso de primer nivel durante los partidos. Fue capaz de simular una agresión en el terreno de juego por el portero Ceballos durante un partido de la liga española 99/2000 que le costo al portero una sanción de 12 partidos. Su relación tormentosa con el Racing no acabo ahí, sino que era famoso por las expulsiones de los jugadores de este club en casi todos los partidos en los que arbitró.