La Premier está viva

El Liverpool no ha dicho su última palabra en la Premier. Los de Benítez se mantienen en la lucha con el Manchester United -líder con dos puntos de ventaja y un partido menos que los del Mersey-, y en buena parte es gracias a Fernando Torres, que anotó los dos tantos que le sirvieron a su equipo para imponerse a un Chelsea venido a menos.

Con un Anfield abarrotado, los locales controlaron la posesión del esférico en todo momento y fueron los únicos que dieron sensación de querer ir a por el partido. Los blues, por su parte, se mostraron seguros en defensa y consiguieron parar las acometidas de sus rivales, todas ellas iniciadas por su capitán, el omnipresente Steven Gerrard. De esta forma, los de Scolari consiguieron aguantar buena parte del encuentro sin ser acosado por el oponente, que no veía la manera de penetrar en el muro de los londinenses en el que se erigió como protagonista un brasileño llamado Alex.

Algo o alguien tenía que romper la monotonía que exhibía el ‘clásico’ inglés. Fue Frank Lampard, que, en una pelota dividida, entró en plancha y clavó sus tacos en el pie de Xabi Alonso, suspendido en el aire. Una jugada parecida con la que, años atrás, el centrocampista del Chelsea lesionó de gravedad al donostiarra. Esta vez, el colegiado Mike Riley no lo pasó por alto y expulsó a Lampard en una decisión duramente criticada por parte de los azules.

La Premier está vivaSe podría decir que, en cierto modo, tenían razón los de Londres. La entrada de Frankie se podría haber saldado, perfectamente, con una tarjeta amarilla. No obstante, los del Bridge se engañan a sí mismos si la polémica determinación del árbitro les sirve como excusa en el día de hoy. Y es que, podríamos detenernos a analizar detalladamente el esquema táctico que Felipão ha desplegado esta tarde, incluso podríamos elogiar a la siempre atenta línea defensiva de los visitantes; la cuestión es que, tarde o temprano, llegaríamos a la misma conclusión: el Chelsea no ha hecho absolutamente nada en un partido en el que se jugaba todo.

Los grandes que juegan como pequeños acaban perdiendo. Eso mismo sucedió en Anfield Road. A partir del minuto 60, momento en el que Lampard se fue a los vestuarios, el Liverpool puso cerco al área contraria e intentó de todos modos perforar la meta defendida por Petr Cech. La zaga contrincante lo despejó todo y aguantó como pudo, hasta tal punto que, a pocos minutos del final, parecía poder salir victoriosa de la batalla (da un poco de pena ver cómo un empate sin goles puede saber a triunfo para un club tan poderoso).

Se rozaba el minuto 90 y Fabio Aurelio controlaba el esférico pegado a la línea de cal de la banda izquierda del ataque de los rojos. El brasileño levantó la cabeza y no lo dudó ni un instante cuando vio a un tal rubio iniciar el desmarque; la puso en el área pequeña y el mejor delantero centro del mundo se impuso a una de las retaguardias mejor trabajadas de todo el viejo continente. Noventa minutos de trabajo tirados a la basura, todo ello por no saber advertir a tiempo que, con esa mentalidad conservadora, con esa línea de cuatro casi encima del larguero, un ariete de la calidad de Fernando Torres encontraría su momento.

Y claro que lo encontró. Y lo volvió a encontrar para anotar el segundo y redondear un marcador que, lejos de absurdas polémicas arbitrales, es totalmente justo porque premió al único que sabía lo que esta tarde se disputaba en la ciudad del Mersey. Un partido de fútbol. No una partida de ajedrez.

Leer más:
La Premier está viva

Las tres concepciones de Raúl

Raúl

Ayer Raúl marcó su gol 307 como madridista e igualó a Alfredo Di Stefano. Como bien dice Antonio Toca en su post, fue su clásico tanto, el de estar ahí, en el momento justo, en el lugar indicado, siempre con la caña preparada. Raúl ha metido muchos goles como ése y no puede ser casualidad, claro que no. La figura de Raúl va camino de encumbrarse en el olimpo de los grandes dioses madridistas, a la altura del propio Don Alfredo, Gento, Puskas… De hecho, ni siquiera los múltiples debates que levanta su estampa pueden impedirlo.

Creo que en este país hay tres concepciones de Raúl. Una, la de los madridistas que lo ven como estandarte por lo mucho logrado y que lo siguen considerando como el mejor delantero español del momento, cosa que evidentemente no es. Dos, la de los no madridistas que se dejan llevar por la clásica envidia denunciada por Don Francisco de Quevedo, esos que estaban deseando que perdiera fuelle para atizarle y defenestrar su nombre, como si no hubiera hecho nunca nada. Y, finalmente, tres, la de los madridistas y no madridistas que entienden que el capitán blanco está culminando un ciclo, de forma más que digna, engrosando los números de una carrera verdaderamente brillante. Yo me encuentro en el tercer grupo.

En mi opinión a Raúl no le queda mucho fútbol, creo, por ejemplo, que es bastante improbable que llegue a los 400 tantos… Raúl está dando sus últimos coletazos, muriendo con las botas puestas, cerca del área, de donde nunca debieron de sacarle con la llegada de Ronaldo, pues ahí en cierto modo comenzó su ocaso. En el área este futbolista siempre hará daño, por eso sigue siendo garante de gol. Para marcar lo importante es cazar el cuero en el momento franco y Raúl parece tener un don en ese sentido. Ya sea con la oreja, con el tacón, con la pierna mala… Raúl sabe cuál es el instante en que el gol está cerca y se lanza a por él como un cosaco. Ésa siempre fue su esencia, algo que no se pierde con los años, porque la esencia siempre queda.

Hay muchos que dicen que en el Madrid cualquiera mete goles. Es cierto que el delantero que juegue en el Madrid o en el Barça tiene más posibilidades de marcar que en otros equipos. Pero 307 no son goles, sino muchos, muchísimos goles. Por eso hay que descubrirse ante este jugador, con un envidiable afán de superación, aunque eso no debe inducir a conclusiones erróneas. O lo que es lo mismo, Raúl ya no es el del principio, hay en el mundo del fútbol actual un buen ramillete de atacantes de nivel superior, y eso deberá entenderlo él, para saber retirarse en la cima, y el propio Madrid, que tiene que saber renovarse.

Raúl no dura para siempre por mucho que algunos quieran empeñarse. Llegó un momento en que la selección le sobrepasó, porque el equipo no requería tres delanteros y Villa y Torres estaban muy por encima de él. Eso es así, por más que les pese a los del grupo nº1, aquellos aficionados madridistas que lo encumbran de forma ciega y que tuvieron que aceptar a regañadientes la no convocatoria del merengue con el exitazo de Viena. También llegará el momento en que le sobrepasará el Madrid, porque el fútbol es una rueda y no para, ni entiende, por supuesto, de mitos y leyendas.

Sí, Raúl es una leyenda viva del fútbol español, posiblemente el mejor atacante que ha visto este país en los últimos tiempos, con una constancia verdaderamente complicada de ver en otro jugador, pero va camino de 32 y quince campañas, ésta es su decimoquinta, desgastan a cualquiera… Porque las piernas tienen un límite. Las malas lenguas, encuadradas la mayoría en el grupo nº2 y en menor medida en el nº3, aseguran que Raúl controla el vestuario e incluso a los entrenadores, que los técnicos no tienen valor de ponerle suplente… No sé la certeza de tales afirmaciones, pero sí estoy convencido que Raúl debería entender que dentro de poco habrá dos o tres bólidos deseando adelantarle y lo lógico es que se eche a la derecha para dejar pasar a los que corren más que él. Ese momento no tardará en llegar, pero hoy, por mucho que escueza a los del grupo nº2, es momento para quitarse el sombrero con este depredador del área.

En NdF | Los 307 goles de Raúl

Fuente: 
Las tres concepciones de Raúl

Iker Muniain crece a grandes pasos

Iker Muniain

Iker Muniain empezó a ser conocido cuando Joaquín Caparrós decidió contar con él para los entrenamientos del primer equipo para más tarde hacerlo debutar. Desde aquel día, con sus quince años, hasta al día de hoy, el tiempo ha pasado muy rápido para el talentoso mediapunta de Athletic de Bilbao. Podemos decir a todas luces que su etapa de Juveniles ha pasado a mejor vida, él es un jugador más del Bilbao Athletic. Su debut se produjo hace unas semanas y lejos de ser una puntual aventura se ha afianzado en el equipo. En su último encuentro liguero empezó de titular y fue clave para la victoria del conjunto donde un gol suyo sirivó para empatar un choque que acabaría con goleada local.

Desde hace unos años, Iker Muniain va un par de pasos por delante que sus compañeros de club y de selección. Como cualquier prometedor canterano que invite al optimisimo, su calidad fue encajada en una competición acorde para ello, dejando el factor edad a un tercer plano. Llegó al último escalón Juvenil más pronto de lo que lo hacen los futbolistas más prometedores, al igual que ocurrió en el Barça con Messi, Bojan o Gai Assulin. Ahora está en Segunda B donde es de gran ayuda al Bilbao Athletic mientras sigue curtiéndose en su camino hacia el primer equipo donde, no nos olvidemos, ya ha debutado.

Será una de las grandes bazas de España Sub17 en el próximo Europeo de la categoría, donde volveremos a ser favoritos. Me temo que carguen a Muniain con el peso del combinado nacional por ser el que más lejos ha llegado de los seleccionados. Por lo de pronto, él sigue creciendo a grandes pasos mientras Joaquín Caparrós cada vez lo observa más cerca. Probablemente el momento soñado, y nada descabellado, sea ver triunfante en San Mamés debutando a Iker Muniain en competición oficial con el torfeo del Europeo Sub17 bajo el brazo.

Fuente:
Iker Muniain crece a grandes pasos

Iván Alonso y Óscar Ahumada son los dos refuerzos del Espanyol

Se acabaron las especulaciones en Montjuic. El Espanyol ya ha conseguido cerrar los que parece que serán sus únicos fichajes del mercado de invierno. Iván Alonso, delantero uruguayo del Murcia, y Óscar Ahumada, centrocampista argentino de River Plate, serán los dos futbolistas que reforzarán el plantel de Mauricio Pochettino.

Alonso, de 29 años de edad y buen conocedor de la Liga Española, irá cedido a Barcelona hasta final de temporada por unos 200.000 euros. El Espanyol se reserva una opción de compra a la que podría acudir en junio, teniendo que pagar unos 2 millones de euros en caso de que quieran contratar definitivamente al atacante.

Iván Alonso y Óscar Ahumada son los dos refuerzos del EspanyolLa rápidez y la facilidad en las negociaciones han provocado que el ex del Alavés se imponga a otros jugadores que copaban puestos más altos en la lista que manejaba la dirección técnica del club, tales como Balotelli, Crespo o Lucas Barrios, ariete chileno por el que estuvo a punto de llegarse a un acuerdo con su equipo, el Colo-Colo, pero unas leves diferencias en la forma de pago terminaron dando al traste con la operación.

Por otra parte, el nuevo técnico espanyolista también tiene el centrocampista que tanto deseaba. Óscar Ahumada, mediocentro de River Plate, es el elegido para el puesto, que finalmente no ocupará Emerson, como en un primer momento se dijo. El club blanquiazul le pagará algo menos de 2 millones de euros a la entidad ‘millonaria’ y, según parece, Óscar podría firmar un contrato por cuatro temporadas.

El cuadro catalán acierta plenamente con la contratación del volante argentino, ya que el fichaje de Emerson podría haber traído más problemas que soluciones a un Espanyol que se encuentra en puestos de descenso, mientras que con la llegada de Ahumada, de 26 años, el centro del campo ‘perico’ podría ganar en frescura y efectividad.

Leer más: 
Iván Alonso y Óscar Ahumada son los dos refuerzos del Espanyol

Perico puede hacer historia en la Sampdoria y en el Calcio

Pedro Mba Obiang es más conocido como Perico, y está a punto de hacer historia en la Sampdoria y en el Calcio, puesto que no es normal que un chaval de 16 años entre en la convocatoria de un equipo de la Serie A, rara vez consiguen debutar gente de 19 años, y si debuta […]

Leer mas: 
Perico puede hacer historia en la Sampdoria y en el Calcio