El Arsenal solo vende

arshavinarsenal_180815

El Arsenal es el equipo que menos se ha reforzado, parece que después del esfuerzo que hicieron estas navidades por Arshavin no van a soltar ni un duro, y eso que han conseguido vender a muchas de sus estrellas este mismo verano, porque ha sido sonado la marcha del delantero togolés Emmanuel Adebayor y el centrocampista Kolo Touré, así que solo queda Cesc y Eboué de aquella final de la Champions del 2006 que acabaron perdiendo contra el Barcelona.

Arsene Wegner parece que no está dispuesto a tirar de cartera para conseguir traerse una estrella, todo indica que no se van a reforzar y que no va a salir su jugador estrella, ya que la marcha de Cesc Fabregas es prácticamente imposible en estos momentos, ya que la afición se tiraría en contra del entrenador y del club si venden al capitán del equipo.

Siempre se dice que el Arsenal es un club de cantera, que apuesta por la juventud, pero el problema está en que mientras que surge una nueva generación de futbolistas, gente como Nasri tiene que madurar, se crea un vacio donde no se ve espectáculo y el objetivo es entrar en Champions, la temporada pasada sufrieron mucho cuando Cesc y Adebayor se lesionaros, así que veremos que pasa con el conjunto inglés este año, pero de momento no tiene buena pinta con la política de solo vender.

Leer mas:
El Arsenal solo vende

Unos tanto y otros tan poco

El día después de que el Chelsea se dejara la vida para detener al “imparable” Barcelona, Manchester United y Arsenal disputaron la segunda semifinal de la Liga de Campeones, en la que los red devils no tuvieron que derrochar tanto esfuerzo como los blues para dominar el encuentro de principio a fin y llevarse un buen resultado para la vuelta.

El Arsenal, sencillamente, no existió. Sólo Almunia, que detuvo varios goles cantados de los locales y que se convirtió en el héroe de los de Wenger, ralló a un buen nivel. El resto no estuvo a la altura de las circunstancias; empezando por un desconcentrado Adebayor, continuando por un inoperante y desastroso Nasri y terminando por una línea defensiva que fue la principal culpable de que John O’Shea pusiera por delante a los de Ferguson a la salida de un córner, allá por el minuto 17.

Como decíamos, el United tuvo todo a su favor para conseguir la victoria. Enfrente se encontró a un rival que no se parecía en absoluto al que pudimos ver ante el Villarreal en Londres o ante el Liverpool en Anfield. Tan sólo un triste disparo entre los tres palos efectuaron los gunners; cosa que se antoja, no sólo insuficiente, sino también deprimente, dadas las características del duelo de esta noche.

Unos tanto y otros tan pocoEl capitán y líder del equipo, Cesc Fàbregas, se contagió de algún modo de la mala actuación de sus compañeros y apenas pudo participar en el escaso juego de ataque de los suyos; cuando lo hizo, los centrocampistas adversarios supieron imposibilitarle la salida del balón hacia jugadores como Walcott, completamente desconectado del partido, Nasri, o el propio Adebayor.

Por su parte, el United encontró en Rooney y Tévez los dos pilares que soportaban todo el peso del ataque de los de Fergie. Un correcto Carrick, que supo imprimirle velocidad al esférico cuando fue necesario, fue el que puso en bandeja el gol al lateral irlandés. La inteligencia de Giggs, al que se le anuló un gol de forma un tanto polémica en la segunda mitad, o la potencia de un desconocido Ronaldo, pudieron darle el segundo a los de Old Trafford, renta que hubiera sido más justa a juicio de Sir Alex.

El Arsenal no se presentó en el ‘Teatro de los Sueños’ y eso le puede jugar una mala pasada en el encuentro del próximo martes en el Emirates. Tendrán que verse las caras con el todavía campeón de Europa y estarán obligados a remontar el 1-0 de la ida. Su temporada depende en buena parte en lo que ocurra en este partido, y ni la excusa de la baja de Van Persie en el día de hoy servirá para justificar la posible eliminación. Wenger -y Fàbregas- tendrá que inventar algo si quiere que los suyos disputen la ansiada final tres años después.

Leer más:
Unos tanto y otros tan poco

Benayoun salva al Liverpool en el descuento

Noventa minutos de acoso contínuo sobre el área del Fulham. En esa frase se resume el encuentro que el Liverpool ha disputado esta tarde en Craven Cottage, donde ha conseguido unos tres puntos importantísimos de cara a la lucha por el título. La victoria le aupa a los de Benítez al primer puesto de la Premier, con dos partidos más que el Manchester United, que mañana jugará ante el Aston Villa en Old Trafford (17.00h).

Los del Mersey intentaron abrir el marcador de todas las maneras posibles: con juego elaborado, con balones directos al área, por las bandas, por el centro, intentando aprovechar cualquier rechace,… No había manera de batir al guardameta Schwarzer y el Liverpool veía cómo podía cosechar otro empate que le alejara de sus rivales en la pelea por la Premiership.

Benítez, que había plantado un sistema no muy ofensivo en el verde, se dio cuenta de que algo estaba fallando y sacó a Dossena y Kuyt para dar entrada a Babel y Benayoun. El extremo holandés aportó dinamismo al ataque de los reds, mientras que el israelí contagió a los suyos con su empuje cuando los Gerrard, Torres y compañía ya comenzaban a desanimarse y veían el triunfo cada vez más lejos.

Benayoun salva al Liverpool en el descuentoEn los últimos minutos del choque el dominio de los visitantes se reforzó y el acoso fue constante hasta el final. La tuvieron Torres, Babel, Gerrard en dos ocasiones y el propio Benayoun, pero ninguno de ellos supo acertar. La fiel hinchada del Pool tuvo que esperar hasta el minuto 90 de partido para festejar el único tanto de su equipo, anotado por el propio centrocampista hebreo, que aprovechó una magnífica asistencia del capitán Steven Gerrard.

CESC Y EL ARSENAL REAPARECEN. El Arsenal volvió a mostrar el buen juego al que nos tenía acostumbrados hace unos meses, ese que desapareció “repentinamente” después de la lesión de Cesc Fàbregas. El capitán de los gunners reaparecía en el día de hoy y, llámenlo casualidad o como ustedes quieran, pero los de Wenger volvieron a mostrar esa velocidad, esas ganas y esa entereza en su juego.

El togolés Adebayor fue el protagonista del choque, ya que anotó los dos tantos del Arsenal en la victoria ante un Manchester City intermitente, que sólo dejó algunos destellos pero que en ningún momento se mostró convencido de ir a por el triunfo en el Emirates. Los goles del ariete africano -uno en cada periodo- vinieron gracias a sendas asistencias de Fàbregas, que cuajó una muy buena actuación y ayudó a compañeros como Arshavin o Walcott, que mejoraron notablemente y se mostraron más activos que en anteriores ocasiones.

Los de Mark Hughes, que planteó un sistema que ni él mismo entendía, con jugadores fuera de sus posiciones naturales y con Elano en el banquillo, nunca tuvieron el balón el suficiente tiempo como para poder hacerse con el dominio del mismo y poner cerco al área local. Robinho y Elano, que entró en la primera mitad sustituyendo al lesionado Kompany, intentaron darle algo de dinamismo al ataque de los citizens, pero sus compañeros tenían la cabeza en otra parte y no les acompañaron en ningún momento.

Por otra parte, el Chelsea se impuso al Newcastle en St. James Park (0-2) con tantos de Frank Lampard y Florent Malouda en los primeros veinte minutos de la segunda parte. De esta manera, los de Hiddink amargaron el debut de Shearer con las ‘urracas’. Los blanquinegros se vieron perjudicados por la victoria del Blackburn ante el Tottenham (2-1) y se hunden aún más en los puestos de descenso. Los de Londres, por su parte, se acercan a un punto del United y continúan a tres del actual líder, el Liverpool.

Leer más: 
Benayoun salva al Liverpool en el descuento