Goles dieciseisavos de final Champions League jornada del miércoles

Aquí abajo os ofrecemos los goles de la jornada del miércoles de los dieciseisavos de final de la Champions League:
Real Madrid 0 – 1 Liverpool

Sporting de Lisboa 0 – 5 Bayern Munich

Villarreal 1 – 1 Panathinaikos

Chelsea 1 – 0 Juventus

poner anuncios

Leer mas:
Goles dieciseisavos de final Champions League jornada del miércoles

Empate y gracias

Cualquier aficionado que vea el resultado del partido que esta noche empataron Atlético y Oporto (2-2) en el Vicente Calderón creerá que el resultado es bastante malo para los colchoneros con vistas al encuentro de vuelta que se disputará en el Estadio Do Dragão. Nada más lejos de la realidad; los portugueses han perdido una gran oportunidad para haber sentenciado la eliminatoria en la capital de España y Leo Franco se convirtió en el salvador del Atleti en una noche en la que los errores defensivos volvieron a ser los protagonistas en el conjunto del Manzanares.

El gol de Maxi Rodríguez, cuando apenas se habían disputado tres minutos de encuentro, llenaba de esperanzas a la animosa hinchada local, que, como era lógico, esperaba que los suyos dominaran el juego tras haber conseguido inaugurar el electrónico. No obstante, sucedió todo lo contrario: el Oporto no especuló y fue a por el empate, utilizando todas sus armas. Lisandro López y Hulk fueron una pesadilla para la desastroza defensa del Atlético, que permitió que los atacantes del cuadro portugués se pasearan plácidamente por las cercanías de la meta defendida por Franco.

Empate y graciasDe esa forma fue como llegó la igualada de Lisandro, que aprovechó un grave error de Pablo para batir al arquero argentino. A partir de ahí, los dirigidos por Jesualdo Ferreira (que regaló a todos los asistentes a la cita un “cariñoso” saludo después de que se le anulara un gol a los suyos) dominaron completamente el choque. Pero el Atlético tuvo suerte, mucha suerte. Cuando el primer tiempo estaba a punto de concluir, Forlán lanzó un disparo raso desde el borde del área que, a priori, parecía fácil de atajar para el portero Helton. Sin embargo, el brasileño no quiso que el central internacional español fuera el único en hacer el ridículo en la noche de hoy y sus manos de mantequilla permitieron a los locales irse con ventaja al descanso.

En la segunda mitad, el Atlético no existió. El complemento comenzaba con los cánticos de apoyo a Helton por parte de la afición del Oporto y continuaba con la inexplicable sustitución de Abel, que cambió al Kun Agüero por Sinama Pongolle y recibió una sonora pitada por parte de los seguidores atléticos. Los colchoneros se mostraban inofensivos en tareas de ataque y esto lo aprovechó el Oporto para volver a buscar el empate. Lo consiguió, nuevamente, Lisandro Lopez, que recibió un centro desde la derecha de Cissokho para rematar tranquilamente y sin oposición y poner el 2-2 en el marcador. Antonio López observó la jugada del segundo tanto de los portugueses desde una posición privilegiada.

Los lusos pudieron haberse llevado el triunfo si hubieran querido, pero, al parecer, no pretendían hacer sangre. Los errores defensivos del Atleti, así como los fallos en el planteamiento de Abel volvieron a condenar al club de la capital. El centro del campo de los rojiblancos se muestra inoperante en cada encuentro que disputa y ni Aguirre ni el nuevo técnico han sabido arreglar el principal problema de los del Calderón en los últimos años. La vuelta se prevee intensa. Aún así, todo estará, como siempre, en manos de los madrileños: si juegan como saben tendrán serias oportunidades de clasificarse para cuartos, si lo hacen como hoy, mejor ni viajar.

Leer más: 
Empate y gracias

Goles dieciseisavos de final Champions League jornada del Martes

Aquí abajo os ofrecemos los goles de la jornada del martes de los dieciseisavos de final de la Champions League:

Olympique de Lyon 1 – 1 FC Barcelona

Arsenal 1 – 0 AS Roma

Atlético de Madrid 2 – 2 Oporto

Leer mas: 
Goles dieciseisavos de final Champions League jornada del Martes

Siempre hay Liga

¿Quién se atrevería a asegurar hace tan sólo unas semanas que a estas alturas del mes de febrero la lucha por el título se habría vuelto a abrir por completo? Pocos, muy pocos. Entre la presión desmedida proveniente de la capital de España y el lamentable comportamiento de la prensa catalana, que tachaba una y otra vez de serio y aburrido a Guardiola, tan sólo por nombrar la palabra “prudencia”, la cuestión es que la Liga parecía más que resuelta. Doce puntos parecían demasiados como para que el triste Real Madrid de Juande Ramos, con su juego soporífero, diera caza a un líder sólido que contaba sus partidos por goleadas.

Dos jornadas y el panorama ha cambiado totalmente. Los doce puntos ahora son siete y las nueve victorias conseguidas por el conjunto merengue empiezan a tener sentido. Incluso, parece como si las situaciones se hubieran invertido y ese Barça arrasador se encontrara inmerso en una “mini crisis”, mientras que su rival directo poco a poco va encontrando el juego que quieren sus aficionados y llega al encuentro ante el Liverpool en el mejor momento de la temporada.

Ni antes era tanto ni ahora es tan poco. La exageración siempre es mala, aunque a algunos les importa bien poco, siempre y cuando se sigan vendiendo periódicos. Lo ocurrido en los últimos años nos dice que siempre hay Liga y que no hay nada decidido hasta que las matemáticas no digan su última palabra; mucho menos cuando el que persigue es un equipo como el Real Madrid, especialista en este tipo de artes.

Siempre hay LigaSi uno se fija en el momento que atraviesa la escuadra blaugrana, tras sendos tropiezos ante Betis y Espanyol, seguramente pensaría que lo que falta por venir no será nada bueno. Después de meses llenos de récords y espectáculo, el duelo ante el Olympique de Lyon del próximo martes se presenta más importante y difícil de lo que en primer un primer instante se preveía. Además, después del choque ante los franceses, llegará el partido del Vicente Calderón ante el Atlético, las vuelta de las semifinales de Copa ante el Mallorca, el Athletic en el Camp Nou y la vuelta de los octavos de Champions, de nuevo ante los lioneses.

En cambio, si nos paramos a contemplar la trayectoria ascendente de los de Juande, las previsiones sólo pueden ser positivas. Si hace unos meses, cuando se conoció el sorteo, el Liverpool era líder de la Premier y era el gran favorito para imponerse en la eliminatoria, ahora es el Madrid el que las tiene todas consigo. Los de Benítez pasan por el peor momento de toda la campaña, mientras que todo le sonríe a los merengues, más si cabe después de golear al Betis y de comprobar que la llamada “Robbendependencia” no existía como tal.

Esas son las situaciones actuales de ambos clubes. Ahora bien, como decíamos, la exageración no tiene lugar en el análisis y lo que ha cambiado tan rápidamente, en tan sólo dos semanas, puede volver a cambiar. Si todos daban por sentenciado el campeonato doméstico en estas últimas fechas y el tiempo se encargó de demostrarlo, más vale que medios audivisuales y escritos no se empapen con los titulares en los que las palabras “remontada” o “heroica” son las protagonistas. El Barça imparable no ha muerto.

Leer más: 
Siempre hay Liga

Gerrard estará en el Bernabéu

Gerrard estará en el Bernabéu

El técnico del Liverpool, Rafa Benítez, ha confirmado esta misma mañana que el capitán de su plantel, Steven Gerrard, llegará a tiempo para la disputa de la ida de los octavos de final de la Champions League, que el próximo miércoles enfrentará a los reds contra el Real Madrid en el Santiago Bernabéu. Además, el entrenador español comentó que incluso podría recurrir a Gerrard en el próximo compromiso liguero de los del Mersey ante el Manchester City, que tendrá lugar el domingo en Anfield.

El centrocampista inglés, que sufrió una lesión muscular el pasado día 4 ante el Everton, es junto a Fernando Torres uno de los buques insignias del plantel que dirige Benítez. En un primer momento, se dijo que la participación de Gerrard en el encuentro de octavos peligraba seriamente, pero la rápida recuperación del capitán, unida a las urgencias del Liverpool, pueden provocar que el jugador salte de nuevo a un terreno de juego tres días antes de la fecha estimada.

Leer más: 
Gerrard estará en el Bernabéu