El enésimo derbi definitivo

Cada derbi sevillano tiene tintes especiales y llega en una situación diferente. Algunos lo llaman “el derbi de España”, porque es el que con más intendidad se vive, el partido más caliente y emocionante de todo el fútbol español después del clásico Barça – Madrid. El que se disputará esta noche en el Sánchez Pizjuán no será menos, a pesar de que la clasificación separa a ambos equipos por nada más y nada menos que 16 puntos.

Siempre se juegan más que tres puntos en esta serie de encuentros. Pero esta vez, y a diferencia de años anteriores en las que la enorme diferencia de calidad entre ambos conjuntos disminuía la espectación del clásico andaluz, Sevilla y Betis pelearán por mucho más que las tres unidades.

Los de Nervión, tras su remontada en la Copa frente al Athletic, quieren tumbar a su acérrimo rival por enésima vez y dejarlos tocados para lo que resta del campeonato. Los de Jiménez necesitan el triunfo si quieren seguir la estela del Madrid, que desde que llegó Juande a su banquillo ha contado sus partidos por victorias. Además, el Valencia, cuarto en la tabla, se encuentra a un solo punto de los hispalenses, mientras que el Villarreal, quinto, podría verse en las mismas al término de la jornada si consiguen vencer al Numancia y los de Chaparro hacen lo propio con el cuadro sevillista.

El enésimo derbi definitivoMientras tanto, en el entorno bético sólo se habla del llamado “Efecto Oliveira”. Y es que el fichaje del jugador brasileño ha devuelto la esperanza a muchos aficionados verdiblancos, que vislumbraban una nueva derrota en el choque ante el eterno rival hasta que Ricardo volvió a pisar la ciudad hispalense.

Oliveira será titular, acompañado por un Sergio García que se verá algo escorado a la banda derecha y con la presencia de Achille Emana en la mediapunta y de Mark González en la banda izquierda. Esas son las principales armas de las que dispondrá el técnico Paco Chaparro para el asalto al templo nervionense, cosa que no se produce desde hace ya trece años.

Los días anteriores al esperado choque vienen marcados por lo que ya es habitual: el pique sano en las calles de Sevilla y algún que otro cruce de palabras entre los entrenadores. Lo de esta vez fue rápido y sencillo: Chaparro acusó a “algunos jugadores sevillistas” de tirarse a la piscina en demasiadas ocasiones, mientras que Jiménez contestó a su homólogo con una frase directa, de las que se antojan casi imposibles de replicar. “Ya quisiera Chaparro tener a un jugador como Capel”, comentó el técnico rojiblanco.

Por su parte, la prensa de la capital andaluza debate sobre quién debería tomar las riendas del partido, si los locales o los visitantes. Algunos aseguran que, vistos los malos resultados cosechados por los ‘palanganas’ en los últimos encuentros en su feudo, y teniendo en cuenta que los ‘verderones’ cuentan con una de las peores defensas de la Liga, no estaría mal que se cambiaran los papeles por un rato y que fuera el Betis el que manejara la contienda y fuera en busca de la victoria.

Y aciertan, ya que mal no estaría, la verdad. Iría en beneficio del espectáculo y nos permitiría ver a los Navas, Kanouté y compañía en su mejor versión y comprobar si este Betis es capaz de hacer frente al equipo que se encuentra tercero en la clasificación. Sea lo que sea, gane quien gane, y recordando lo sucedido en las últimas temporadas, con que uno de los dos anote un solo tanto, podríamos estar más que satisfechos.

Leer más: 
El enésimo derbi definitivo

Oliveira sí, Oliveira no

Oliveira sí, Oliveira no

Es un auténtico tira y afloja el que Zaragoza y Betis mantienen. Con el paso de las horas, el jugador parece acercarse a la disciplina verdiblanca, para alejarse nuevamente minutos después, tras declaraciones de algún dirigente maño.

El último que ha alzado su voz al respecto ha sido Luis Sol, jefe de comunicación del conjunto aragonés, que aseguró en la tarde de hoy que “no hay movimiento de ningún tipo” en el cuadro blanquiazul y que Ricardo Oliveira “es uno más y está en este momento entrenándose con sus compañeros”. Las palabras de Sol se contradicen con las que Marcelino García Toral, técnico del Zaragoza, pronunció hace unos días, en las que el asturiano comentaba que cree que “Oliveira va a salir” de la entidad aragonesa.

Lo que, aún así, parece bien claro es que en la ciudad del Ebro no van a aceptar la oferta del Betis: cesión con opción de compra del 50% del pase por 7 millones de euros. Según aseguran fuentes desde de La Romareda, Agapito Iglesias, máximo accionista del club, cuenta con propuestas mejores que la de la escuadra sevillana, y estaría dispuesto a dejar salir al futbolista por 12 millones de euros. El Olympique de Lyon es el equipo que más se ha acercado a esa cantidad. Además, Panathinaikos, Villarreal, Schalke 04 y Werder Bremen también se han interesado por el brasileño.

Leer más:
Oliveira sí, Oliveira no