Tragedias en estadios de fútbol

tragedia

El fútbol no siempre muestra su cara más amable, ya sea a causa de disturbios entre los hinchas fanáticos, derrumbes de gradas y avalanchas en muchos casos provocadas por el pánico. Aunque son hechos aislados, por desgracia han dejado miles de muertos. Las peores tragedias que se han tenido que vivir en el mundo del fútbol son las siguientes.

Desastre del Ibrox, durante el Campeonato del Interior británico del cinco de abril de 1902, entre Escocia e Inglaterra, la parte trasera de la Tribuna Oeste se derrumbó de repente, debido a las fuertes lluvias de la noche antes del partido. Cientos de hinchas cayeron a una altura de 12 metros, muriendo 25 de ellos, más de quinientas personas fueron heridas en este desastre.

Tragedia de la puerta 11, esta tragedia ocurrió un dos de julio de 1944, en el Estadio Monumental Antonio Vespucio Liberti de Argentina, al finalizar el partido entre el River Plate y el San Lorenzo de Almagro. El suceso ocurrió en una de las puertas de salida del estadio , la número 11 que estaba cerrada , donde nueve personas murieron, debido a unos disturbios que se produjeron a causa del descontento de los hinchas del San Lorenzo con el arbitraje del partido. La policía tuvo que intervenir, durante los enfrentamientos entre hinchas y policía, uno de los hinchas cayó al suelo, provocando una avalancha humana . Cabe destacar que unos años después en este mismo estadio, ocurrieron unos hechos similares, esta vez en la puerta 12.

El 6 de noviembre de 1955 quedará en la memoria de los habitantes de Nápoles, un encuentro entre el Nápoles y el Bolonia se saldó con 152 muertos, entre ellos 50 policías, todo ello debido a un penalti pitado a favor del Bolonia, lo que provocó disturbios entre las dos hinchadas.

En Glasgow, Escocia, la tragedia golpeo a los aficionados del fútbol un dos de enero de 1971. Todo ocurrió en el estadio de Glasgow Rangers, ese día coincidieron cientos de aficionados del los equipos del Glasgow y del Celtic, tras un gol en los últimos minutos del encuentro en contra del Celtic, los disturbios no tardaron en aparecer dejando un saldo de 66 muertos y 150 heridos.